He cambiado recientemente la plantilla del blog y tardaré un tiempo en actualizar los estilos, recuperar imágenes, optimizar menús. Disculpas y paciencia.

Son malos tiempos, muy malos tiempos, para la mejor profesión del mundo. Estas Navidades se nos atragantaron los turrones con el cierre de ADN (esta vez definitivo). Y 2012 llega con la lamentable noticia de que Público suspende pagos y se acoge voluntariamente a un concurso de acreedores con la esperanza última de salvar el diario y la mayor parte posible de los puestos de trabajo de sus 160 empleados.

Queremos manifestar que mantenemos intacto nuestro compromiso con los lectores. Compartimos con ellos un punto de vista ideológico que busca denunciar, con rigor y profesionalidad, las injusticias sociales y los efectos de la crisis (…) Hemos solicitado a los editores de la cabecera, a través del comité de empresa, que informen, en el menor plazo posible, de sus intenciones (…) A la espera de la información solicitada y a pesar de la complicada situación personal [no se han pagado las nóminas de diciembre] a la que han abocado los propietarios a 160 familias, los empleados de Público seguiremos trabajando para sacar adelante el producto informativo que nuestros lectores demandan y que creemos imprescindible en la situación económica, política y social que atravesamos [Comunicado completo de los trabajadores de Público]

publico

Claro, no es lo mismo cuando el tijeretazo te pilla más de cerca o cuando afecta a amigos y conocidos tuyos (abrazo fuerte para ellos). Pero es que no les va mejor en otros países… Justo ayer tuiteaba con cierta frialdad que en Italia hasta 100 periódicos podrían echar el cierre este año cuando dejen de percibir ayudas públicas. Y hace unos días leía también un informe del Knight Center for Jornalism que advierte que sólo los periódicos estadounidenses muy grandes o muy pequeños sobrevivirán a los próximos cinco años, pero que la inmensa mayoría, todos los medianos, tendrán que echar el cierre.
¿No es triste que una profesión salvaguarda de la democracia (se decía antes) tenga que sobrevivir con ayudas públicas? ¿No es lamentable que esa industria no haya acometido ya una reestructuración, no se haya reinventado, no haya enfrentado con más originalidad la situación? ¿Todavía no entra en la cabeza que las tarifas publicitarias y la venta de ejemplares no son suficientes para soportar estructuras de costes tan pesadas como las de la prensa escrita?

La crisis económica y financiera ha agravado la situación. Pero los problemas de la industria periodística ya venían de antes. Claro que hay un problema financiero, pero también de valores! Claro que es un problema de estructuras, pero también de actitud! Y es que lo siguen llamando crisis cuando quieren decir incompetencia. Es la excusa. Y lo peor de todo es que esta dichosa crisis de una industria está abocando a la ruina al propio periodismo.

La crisis sirve para faltar el respeto a los profesionales y a los lectores. Para enviar a la gente a cubrir guerras sin un seguro. Para pedir que se escriba del Congo desde Alcobendas, sin dejar de enviar a tres reporteros a cubrir un partido de fútbol y a media redacción a la última boda de la tontocracia. La crisis sirve para despedir a veteranos del oficio que solían hacer una cosa bien (PERIODISMO) y sustituirlos por jóvenes más baratos y explotables que hacen cinco al mismo tiempo, ninguna periodismo. [Putas y periodistas, David Jiménez]

El periodismo de bajo coste no va a salvar a la profesión ni va a generar puestos de trabajo dignos ó estables. El ‘periodismo’ de 0,75 euros por artículo no es la solución, aunque sea lo más recurrente. Para salir de esta hace falta más y mejor periodismo. Y formas novedosas de venderlo. Y formas originales de llegar a los ciudadanos. Y una tarjeta de visita nueva con la que presentarse: una función social que de paso nos haga sentirnos importantes y necesarios.

Y si me equivoco y la solución se encuentra en el low cost, bien, que se siga haciendo, que unas cuantas familias puedan malvivir de ello, pero por favor por respeto a los que sí que hemos pensado alguna vez que este podía ser el oficio más bonito del mundo, a los más de cien periodistas que han perdido la vida este año en conflictos, a los trabajadores de Público, ADN y tantos otros afectados por ERES y cierres… Que la prensa rosa deje de llamarse prensa. Que el periodismo de declaraciones deje de llamarse periodismo. Que no se firme como noticia ni un sólo teletipo procedente del gabinete de ninguna empresa. Que no se confunda el culo con las témporas. Que no lo llamen periodismo cuando quiere decir sexo. Puestos a morir, hagámoslo con dignidad.

Feliz Navidad con retraso y próspero 2013.

[Artículo publicado originalmente en el blog de tuyyoqué donde cada uno de nosotros habla de lo que más le gusta o mejor sabe]

  • bambi - juegos de mario

    Posted: 25 enero, 2012


    si exactamente comparto plenamente Responder


  • Nathaniel Hamilton

    Posted: 31 enero, 2013


    No estoy en contra del periodismo “socializado” de las redes o periodismo ciudadano siempre que se practique con un mínimo ético y no pretenda convertirse en un referente de la información salvo en casos, como ahora en Siria, en que la prensa tradicional tiene la entrada vedada para que no se conozcan las barbaridades que allí tienen lugar contra la población civil. Pero con la profesión atravesando una profunda crisis, con medios de comunicación que desparecen un día sí y otro también, con el creciente intrusismo profesional a través de Internet, la única salida pasa por insistir en la formación universitaria, la experiencia profesional y una buena praxis de nuestra profesión que respete los códigos deontológicos. Si queremos sobrevivir, tenemos que volver al periodismo de calidad, al periodismo de excelencia, como única salida. Ya sea en medios de prensa escrita, audiovisuales o digitales. Responder



  • Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>